Seguimos con Suiza, mis viajeros!

En esta ocasión, la siguiente parada tras Ginebra, fue de 2 días en Interlaken.

Interlaken es una comuna perteneciente al cantón de Berna, en los Alpes suizos.

Lo cierto es que a nosotros nos frenó un poco el tiempo. Aún que visitamos uno de los lagos y el pueblo, no pudimos bañarnos, que era la idea. Por eso cogimos 2 días, porque queríamos aprovechar un día entero de lagos, pero diluviando sin parar, nos fue imposible.

Por eso os quiero dejar algunas cositas que hacer a pesar de la climatología, porque realmente es un pueblo precioso.

Y aquí os dejo los 8 pasos a seguir para disfrutar de «Entrelagos»:

Deléitate con las vistas del Jungfrau, hay excursiones para subir, pero rondan los 100€ por persona, por lo cual si no os queréis dejar un pastizal, al menos las vistas son impresionantes desde el pueblo. Está considerado el techo de Europa por su altura y es Patrimonio de la Humanidad.

Jungfrau se puede ver nevado en cualquier época del año.

Pasea por el pueblo, es una preciosidad y se puede apreciar su cultura y arquitectura clásica en cada esquina.

Es muy típico encontrar la bandera de Suiza colgada en los balcones de las casas.

El río Aar, que une los lagos Thun y Brienz, atraviesa Interlaken con fuerza y con un color celeste alucinante. Si el tiempo te acompaña y el sol se deja ver, podrás disfrutar de un precioso atardecer desde alguno de sus puentes.

Este puente se encuentra en la calle Spielmatte.

Muy cerca de aquí podéis coger el funicular que os sube a un mirador a más de 1300 metros de altitud, sobre el monte Harder Kulm. Nosotros decidimos no cogerlo por su precio, ya que son 35€ por adulto, y al ser última hora de la tarde, no íbamos a poder dedicarle mucho tiempo.

La subida tarda apenas 8 minutos.

Echa un ojo al Casino Kursaal, creado en 1859 y reformado en 1968, ahora a parte de casino también alberga centro de convenciones, restaurante, zona de celebraciones de bodas, salas de reuniones, etc.

Esta es la entrada al casino, muy cuidada, ya que es un símbolo en el pueblo.

¿Te gustan los deportes de aventura? Practica parapente. Al llegar al pueblo una de las cosas que más llama la atención, es que en todo momento que no llueve, hay parapentes sobrevolando el cielo. Y para mi sorpresa no era tan caro como me imaginaba, desde unos 150€ podéis disfrutar de esta actividad.

Si os fijáis en el cielo, podréis divisar dos parapentes.

Encontrad dos religiones en la misma acera, ya que sus iglesias están juntas. Una es protestante y la otra es católica. Ambas conviven en total armonía y en apenas 30 metros.

Iglesia Católica de San José.
Iglesia protestante Schlosskirche.

Efectivamente si os encontráis en Interlaken, estáis entre lagos, como os comentaba antes, exactamente entre los lagos Thun y Brienz, por lo que tenéis que visitar alguno de los dos lagos. A nosotros nos aconsejaron ir a Brienz, exactamente paramos con el autobús en Bonigensee. Especialmente bonito, aún que no hacía día de baño. Y desde aquí salen barcos a hacer excursiones cercanas.

El color del lago es real, tiene ese tono celeste espectacular.

Por su puesto, todo esto lo podéis hacer en un mismo día, o dividirlo en varios. También depende mucho de vuestro medio de transporte. Hay gente que hace rutas preciosas en coche por esta zona y amplían mucho más.

Las opciones son infinitas pero para mi estas fueron las más significativas.

Si en algún momento decidís conocer esta zona, recordad estos puntos y si tenéis alguna duda, no dudéis en contactarme.

Nos vemos en el próximo post, viajeros!

Leave a Reply