No puedo negar que esta época del año me encanta, no solo porque sea Navidad, que a la vez que Halloween son mis temporadas favoritas, es entrar el otoño en marcha y yo disfruto como una niña pequeña. Pero es el momento de recapitular, de hacer balance, de quedarme con lo bueno, de dejar ir lo malo, de planear lo que el año nuevo puede traernos… Así que adiós 2023, bienvenido 2024.

Si os apetece leer mi despedida/bienvenida del año pasado podéis hacerlo aquí. Me encanta leer ese post en este punto del año, recordar viajes pasados y sorprenderme a mí misma con las intenciones que tenía para estos doce meses.

Adiós 2023, bienvenido 2024.

Enero comenzó con una ruta con el coche por la zona de El Escorial, los que me conocéis hace tiempo, esos días libres de fin de semana, de madrugar y coger el coche, conocer lugares cerquita de casa, dar un paseo por un pueblo que no conocemos, nos encanta. Ya a finales de mes nos escapamos con los amigos a una casita rural en Segurilla, Toledo.

segurilla toledo
Segurilla, Toledo

El mes de febrero es mi cumpleaños, la idea era subir a los Pirineos a hacer snowboard, pero este año la nieve no quiso aparecer en cotas más bajitas, por lo que no pudimos subir a la montaña a disfrutar del snow. En cambio hicimos otro plan muy chulo que fue ir a conocer de manera guiada el Hayedo de Montejo. Muy recomendable.

En marzo pude volver a mi bella Italia. En esta ocasión recorrimos la zona de Cinque Terre. Además aprovechamos el viaje para dar una vueltecita por Milán a la llegada y otra por Pisa el último día. ¿Alguien más es de los que opina que Italia nunca defrauda? AMO ese país.

cinque terre italia
CinqueTerre

Este año he ido al que yo llamo “mi lugar vitamina” dos veces. Ese es Denia, y la primera vez del año fue en abril. Además esta ocasión fue muy especial porque fui con marido, y él aún no conocía Denia. Fue para mí también una forma distinta de vivirlo. Nos lo pasamos genial.

En mayo pudimos volver a Córdoba. Fuimos al alcázar, a la mezquita, de tapeo… a mi es que Andalucía me vuelve loca, no lo puedo evitar, volvería cada año a una ciudad o pueblo distinto y sería feliz porque lo disfruto mogollón.

mezquita cordoba
Mezquita de Córdoba

Junio fue el mes en el que volví a Denia con mi familia. Esa escapadita anual es mítica y un desahogo para nosotros.

En el mes de julio aprovechamos el cumpleaños de mi madre para llevarla por sorpresa a los campos de lavanda de Brihuega. No habíamos ido nunca y nos sorprendieron para bien a pesar de haberlos visto tanto en redes sociales. Después estuvimos en el pueblo, que hacen mercadillo muy orientado a la lavanda, y comimos súper bien en un mesón típico de la zona.

lavanda brihuega
Campos de lavanda de Brihuega

En agosto fuimos a ver a la familia a Valencia e hicimos una escapadita a Calpe. Este viajecito anual también me gusta mucho porque siempre descubrimos restaurantes nuevos en la ciudad. Además este año aproveché para ir al Museo de las Ciencias de Valencia, que aún no lo conocía y me encantó.

Y por fin, mi ansiado mes de vacaciones. Septiembre fue simplemente espectacular. El viaje gordo del año fue una ruta por Vietnam de sur a norte durante tres semanas, completamente por tierra y descubriendo lugares y una cultura fascinante. Cumplí mi sueño de navegar por la Bahía de HaLong; sin palabras!

halong bay vietnam
Bahía de HaLong, Vietnam

Además tuvimos la suerte de hacer una escala larga a la vuelta en Doha y salimos durante varias horas a conocer la ciudad, y ¡oye! nos sorprendió gratamente. Puede que volvamos para pasar al menos una o dos noches.

Para el segundo round de septiembre, tocó un viaje muy pero que muy especial. Volví a Londres a reconciliarme con la ciudad, yo sola, cuatro días a tope, sin parar. Y os prometo que volví enamorada.

La otra vez, para los que lleváis mucho por aquí, sabéis que la experiencia se torció y acabó fatal. Pero realmente la ciudad a mi me estaba encantando, así que esta vez, sin imprevistos y disfrutando como a mi me gusta, que es sin dejar un hueco libre en el día, fue una experiencia brutal. Ya quiero volver!

londres london
Westminster Bridge, Londres

Como os decía al principio, a mi Halloween me encanta, así que en el mes de octubre, donde no hicimos escapadas, aproveché para ir con una amiga igual de friki que yo al Parque Warner, a disfrutar de la ambientación, de todos sus pasajes del terror y de todas las atracciones abiertas. Mi recomendación: ir siempre entre semana, el finde o festivo se llena y no se disfruta.

Otro sueño cumplido de este año ha sido viajar a Laponia en el mes de noviembre. Jamás pensé que iba a poder conocer a Papa Noel más pronto que tarde y fue simplemente mágico. Santa Claus Village es una fantasía, pero salir en busca de auroras boreales o conducir motos de nieve por bosques completamente nevados fue el complemento perfecto. Además la ciudad de Helsinki es preciosa y perfecta para uno o dos díitas.

laponia santa calus village lapland finlandia
Santa Claus Villa, Rovaniemi

Pero no os creáis que ese era el único viaje navideño del año. El colofón ha sido poder viajar a Alsacia en diciembre y hacer una ruta por todos esos pueblo de cuento (de Navidad) que hay en la zona. Había muchísima gente, pero cuando pasa un tiempo olvidas ese agobio y simplemente recuerdas lo preciosa que es. Además tienen bien merecida su fama como capital de la Navidad.

riquewihr alsacia
Riquewihr, Alsacia

Aunque en el blog me tengo que poner aún al día, podéis seguirme por Instagram, donde subo los viajes completamente al día y con muchísima info de interés.

Para este 2024 espero poder hacer por fin nuestro viaje a la nieve en enero, a finales de febrero/ principios de marzo ya tengo reservado un viajecito a un nuevo país y también me gustaría poder hacer una escapada chula en el puente de mayo, a poder ser por Europa.

Si todo va bien, volveré a Denia con mi familia entre mayo y junio, y en julio tenemos las vacaciones, que aunque no están aún reservadas, llevan planeadas desde la pandemia!!!

Entre septiembre y octubre volveré a hacer una escapadita sola, aún no tengo claro si me decantaré por volver a Irlanda o por volver a Inglaterra, pero a zonas nuevas. Y el viaje de Navidad de este año será a finales de noviembre, si nada se tuerce, a una GRAN ciudad de un país que conocemos muy bien.

Adiós 2023, bienvenido 2024.

Lo único que cabe esperar es que tengamos todos mucha salud para poder cumplir sueños sin complicaciones.

Desde aquí os deseo una gran salida y entrada de año.

Que 2024 nos traiga muchas cosas buenas, viajes incluidos.

Nos vemos en el próximo post.

Un abrazo, viajeros.

Leave a Reply