¡Hola PuriFamily! ❤️

Creo que la mayoría sabéis a qué se debe el post de hoy, ya que muchos llegáis al blog desde instagram, donde yo de viaje lo cuento todo.

En caso de que no lo sepas, hace unos días perdí un vuelo de conexión.

Lo que pasó fue que ya de camino al aeropuerto, Lufthansa me mandó un sms advirtiendo de un retraso en el primer vuelo.

Yo hacía Madrid – Munich, una escala de 55 minutos, y Munich – Cracovia. 

Bueno pues el sms que recibí, me advertía de un retraso de 50 minutos. Total que yo veía que la escala, se convertiría en noche. 

Al estar en el aeropuerto con tiempo, lo que hice fue acercarme al mostrador de Lufthansa, donde se suele hacer la facturación, y hablar con una de las azafatas de la compañía. 

Ella, viendo el percal, que cada vez el retraso era mayor, de hecho subió hasta 70 minutos, me estuvo mirando la mejor forma de hacer el viaje, sin descartar que me fuera a mi casa a dormir. Pero en ese caso llegaría a Polonia incluso más tarde.

El problema del vuelo era la hora, y es que yo cogía el último vuelo de Munich a Cracovia, que era a las 22:05. 

Me intentó recolocar con Iberia y otras compañías de su alianza y nada. Me confirmó que lo mejor era volar e intentar coger la conexión. Sino, me dijo que me pondrían hotel y me cambiarían el vuelo.

Así hice y al encender el móvil al aterrizar en Munich directamente tenía un sms de Lufthansa advirtiéndome de que me habían reubicado al primer vuelo de la mañana siguiente.

Evidentemente el avión había salido a las 22:05 y yo estaba aterrizando 15 minutos después. 

Antes de bajar del avión le pregunté a la azafata qué debía hacer en ese caso y me indicó la zona de asistencia al viajero de Lufthansa. 

Había una cola enorme, ya que éramos unos cuantos los que perdimos la conexión con nuestros siguientes vuelos. Pero nos atendieron bastante rápido.

Nos dieron unos tickets que valían para una noche de hotel que ellos mismos nos habían buscado, un taxi para ir, otro para volver y un vale de 20€ para cada uno para cenar en McDonalds.

La historia de todo esto es que eran casi las 23:00, y al día siguiente salía nuestro vuelo a las 7:30. Teníamos que ir al hotel, hacer check-in y para colmo levantarnos a las 5:30, sino, os juro que me hubiera ido a dar una vuelta por el centro de Munich a tomarme una cerveza!

El hotel estaba a tan solo 7 minutos en taxi del aeropuerto, lo que es de ayuda cuando vas a pasar a penas unas pocas horas y con tal faena encima. 

Yo creo que esto las compañías low cost no lo ofrecen de esta forma, pero si es así estaría encantada de que me lo contaseis. 

Menos mal que al llegar a las 8:45 a Cracovia, y tener el tour a las 10:15, nos dio tiempo a llegar al apartamento, dejar las cosas e irnos a seguir con el día como si no hubiera pasado nada.

Bueno, nada excepto por el reventón que llevábamos encima. 

Había unos chicos que justo ese día tenían Auschwitz a las 7:00 y lo perdieron. Así que a ellos les tocó estar pegados al teléfono para estar pendientes de cambiar todo, incluso el billete de vuelta, pedir el día en el trabajo… un jaleo vaya!

Yo ya estoy moviendo la reclamación a través de www.reclamador.es a ver si consigo algo. Pero evidentemente la primera noche de apartamento la perdimos y me la tienen que devolver, a parte de una indemnización por el trastoque que me hicieron para menos de 72 horas de viaje. 

Por lo cual, si algo así os pasa, tomároslo con filosofía, intentad no sufrirlo mucho, arreglar la situación cuanto antes y seguid disfrutando. 

A la vuelta ya os encargaréis de reclamar y de pedir cuentas, pero no dejéis que nada os chafe el viaje!

Un saludo y nos vemos pronto viajeros 😘

Leave a Reply