Cómo están mis wanderlusters favoritos?? 😍

Qué bien, qué bien!! Cómo me lo he pasado este año en FITUR!! ❤️

Ya os lo dije por Instagram, pero próximamente post de la feria!

 

Jaranas a parte, hoy vengo con una ciudad preciosa, de esas que cautivan, y no es otra que Quebec. Pero en esta ciudad al menos os voy a recomendar estar por lo menos 3 diitas, así aprovecháis para conocer algunos puntos alrededor que no tienen desperdicio, al menos para mí.

A mi la ciudad me recuerda a París, no sé, callecitas empedradas, con mucho encanto, francófona, con arte callejero… Creo que puede ser como dicen, la ciudad más europea de Canadá. Pero lo suyo es que juzguéis por vosotros mismos, así que animaros a visitar este precioso país y no dejéis de visitar esta ciudad.

 

Empezamos por las 10 cosas más chulas de Quebec:

  • Ciudadela
    Es una de las fortificaciones militares más grandes de todo norteamérica, residencia actualmente del gobernador, se construyó entre 1820 y 1831 para protegerse de la invasión estadounidense, aunque nunca fue atacada (paranoia nivel Korea del Norte). Fue construida entre 1820 y 1831 para defender a la ciudad en contra de la invasión estadounidense, aunque en realidad, nunca ha sido atacada. Fue registrada como Patrimonio de la Humanidad en 1985 y se pueden hacer visitas guiadas de una hora.

 

  • Chateau Frontenac
    Este presume de ser el hotel más fotografiado del mundo. El castillo fue creado desde su inicio como hotel y abrió sus puertas en 1893 para la gente más pudiente. A día de hoy si queréis pegaros el capricho, contad con que en booking tenéis ofertas desde 270€ la noche.

 

  • Terrasse Dufferin
    Esta terraza rodea el Chateau Frontenac, con vistas al Río San Lorenzo, y a lo largo de su paseo llegaremos a las proximidades de la Ciudadela. Como veis toda esta zona está conectada y la podréis hacer andando. Muy próximo también alas llanuras de Abraham (un parque que no os he mencionado, pero que tiene importancia histórica por las batallas que aquí se acontecieron en 1759) si queréis ampliar el paseo.

 

  • Notre Dame du Quebec
    Este santuario, de gran importancia ya que es una de las catedrales más antiguas de Norteamérica (lleva en el mismo lugar desde 1647), es super bella. Podéis visitarla por dentro también, pero si solo estáis de paso, ya por fuera merece la pena. No dejéis de verla, su fachada neoclásica os va a cautivar.

 

  • Sainte Anne de Beaupré
    Acreditada por la Iglesia Católica por sus innumerables milagros, puedo confirmar que ha sido una de las iglesias que más me han impresionado por dentro. Estaba llena de muletas, bastones y sillas de ruedas de gente que se había curado y atribuían estas curaciones a Santa Ana. Os aconsejo entrar y dejaros impresionar.

 

  • Vieux Quebec
    Declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985, no es por casualidad. Y es que no hay zona con más encanto en todo Quebec. Podríamos decir que esta zona es la zona histórica de la ciudad, pasear por sus calles es una auténtica delicia. Además encontraréis cantidad de restaurantes, cafeterías y tiendas.

 

  • Le petit Champlain
    Este es el distrito comercial más antiguo de Norteamérica. Con un ambiente muy europeo, esta zona seguro que os recordará, como os decía a París. Famosísimo es el mural de la Rue du Petit Champlain y las Breakneck Stairs, que son las escaleras más antiguas de la ciudad.

 

  • Haute Ville
    Es la zona alta del viejo Quebec. Las vistas y el ambiente os van a encantar. Sobretodo en primavera y verano de noche es precioso para dar un paseo y tomar algo o cenar en alguna de sus terrazas.

 

  • Place Royale
    Como toda la ciudad de Quebec, esta placita es una dulzura. A simple vista parece eso, una plaza pequeñita, muy bonita, pero esta fue el centro económico de la ciudad. Y es que el primer asentamiento francés surgió justo aquí en 1608, y esta plaza fue durante más de 200 años el mercado central de la ciudad. La encontraréis en la parte baja de la ciudad.

 

  • Calle Trèsor
    Artistas callejeros? Sí, aquí. En esta empinada calle encontraréis vendedores de arte ambulante, unas pinturas preciosas, que regateando un poco podréis sacar por un precio reducido. Yo me arrepiento de no haberme traído, porque realmente creo que un souvenir original y un poco más especial

 

Luego, para pasar el día cerca de la ciudad, tenéis varias opciones pero para mi las más bonitas son las siguientes:

  • Las Cataratas Montmorency
    Y os creereis que viendo las Cataratas del Niágara ya habéis tenido suficiente, ja! Estas las superan en 30 metros, así que dejaros cautivar.
    Sobre las cataratas podréis cruzar por un puente colgante, vertiginoso. Además os vais a empapar de agua porque la fuerza y la cercanía con ella se hace sentir con mucha facilidad. Podéis subir en funicular, pero yo os recomiendo subir y bajar las empinadas escaleras, se hace más divertido!
    Tened en cuenta que el parque es gratis pero el parking son 12$.

 

  • Crucero para hacer avistamiento de ballenas desde la Bahía Sainte Catherine
    He hecho varios avistamientos de ballenas y os aseguro que como este ninguno. Tienen unos miradores espectaculares, y una fauna marina recorrida que no os va a defraudar. Yo vi delfines, focas, ballenas… Además vais a poder observar la belleza del Parque Saguenay-Saint-Laurent. Y entre ir, volver y la excursión echaréis prácticamente el día entero. Os dejo el link donde podéis comprar los tickets o ver un poquito más de información:
    https://www.croisieresaml.com/planifiez-votre-croisiere/baie-sainte-catherine/croisiere-aux-baleines-grand-fleuve/detail/

 

Y aquí os dejo una muestra de fotitos de Quebec, de verdad una ciudad super recomendable y muy romántica. Un remanso de paz entre tanta gran ciudad.

 

Espero que os haya gustado esta ciudad y alimentar ese hambre canadiense. Ya queda menos para acabar la saga de Canadá, ya que con el próximo post (Montreal), daremos por concluido mi tour por este país alucinante 🥰

Un saludo viajero 😘

Leave a Reply